TOPOS SERIES





Topos #1, 2018. Oil on board. 50x40 cm

Topos #2, 2018. Oil on board. 50x40 cm


Estos mundos sobre lienzo  que reciben y absorben tanto como reflejan, en su obsesiva repetición forman una serie infinita y suponen la primera de las citadas preocupaciones:

¿por qué se afana Adrián Navarro en pintar serie tras serie, en un juego de temas y variaciones cuyo final no se vislumbra?




Sin aparente objetivo ni avance, sin aparente progresión o desenlace. Sería fácil vincular esta actitud a la omnipresencia, en los discursos contemporáneos en arte, del concepto de “archivo” y de la idea de serie; de la huida de lo narrativo y de la presencia tal cual de un trabajo que se justifica sencillamente a través de una lógica interna autoimpuesta.

Topos #3, 2018. Oil on board. 40x40 cm



Topos #7, 2018. Oil on board. 144x110 cm



Topos #4, 2018. Oil on board. 40x40 cm
Topos #5, 2018. Oil on board. 70x50 cm


︎



Y no estaríamos desencaminados. Pero quisiera aventurar una hipótesis más arriesgada como sería, a base de desgastarlo hasta la extenuación, la de la desaparición del tema por puro desbordamiento. El tema como asunto de tal evidencia y visibilidad, que deja de ser un aspecto de interés. Se da por hecho y pasa a un segundo plano. Pintura sin tema por tanto como salto sin red del funambulista en la cuerda floja de la actividad pictórica, quien se atreve a aventurar la desaparición del tema como la adquisición de un nuevo grado de libertad: asumida la repetición infinita de tema y técnica como algo que no se cuestiona, la percepción de este trabajo se acerca a aquel momento en el que la sobreexposición al ruido infernal de la ciudad alcanza la anulación del estruendo, y de golpe dejamos de oír para pasar a una fase sorda en la que los sentidos se acrecientan y la distorsión perceptiva facilita nuevos descubrimientos en lo cercano. Algo de revelación post-sensorial por tanto posee la contemplación (digital, retro iluminada y por tanto dotada de un aura sobrenatural), de los cuadros de Adrián Navarro.

Jacobo Garcia-Germán— Funambolismo Tech— Madrid, 2014